lalablu

Un brunch en Asturias entre amigos

Texto: Nuria. Fotos: Pemberley Photos

Hace 7 años y medio que dejé atrás a Asturias, pero en mi maleta me traje el acento y el carácter a Madrid. La gente que me conoce a fondo llega a detectar esas cosas que tenemos los asturianos: hablamos claro, nos reímos de todo y se nos saltan las lágrimas cuando alguien nos menciona a la tierra. Dicen que entre nosotros somos un poco malos / puñeteros, que para los de fuera no hay mejor anfitrión que un asturiano, pero que la cosa cambia si se ve de puertas para adentro. Siempre he estado en contra de esto, aunque en algunos momentos de la vida haya pensado “¡vaya, pues igual si tienen razón!“.

No hay cosa que más me alegra que encontrarme a alguien de Asturias en Madrid. Es como sentir que volvemos a estar de nuevo en casa aunque estemos a 500 kilómetros. Y pese a que adoro Madrid y Madrid me lo ha dado todo (quizá más de lo que nunca pude encontrar en Asturias), siento que no me iré del todo de allí, ni que seré de aquí del todo. Que parte del corazón lo dejé entre Candamo, Tapia y Castrillón y que cuando algún día ya no esté en este planeta quiero, al igual que Serrat, descansar en la ladera de un monte, con buenas vistas... pero frente a mi mar Cantábrico.

Lloro con cada ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias. Mi marido dice que es mi ritual de desquite anual. Es así. Las gaitas inundan el Campoamor al tiempo que mis ojos se llenan de lagrimones. Recuerdo cuando estudiaba en Oviedo y lo bonita que estaba la ciudad en esos días y cuando más tarde trabajé en las oficinas de Deloitte justo enfrente del Teatro. ¡Y qué narices! también me hace recordar aquellos tiempos mozos en los que “fui artista” y hasta canté en el mismo escenario donde hoy se entregan los premios. La nostalgia siempre me invade, año tras año, por el mes de Octubre.

Soy capaz de detectar a cualquier persona que hable 5 segundos en la tele o en la radio y decir eso de “ese/a es de Asturias“, mientras el resto me mira incrédulo para comprobar como minutos después alguien descubre el enigma… “¿cómo eres capaz? pero si no ha dicho más que cuatro palabras…” ¿Qué sé yo?, lo llevaremos en los genes…

1

6

De todas estas cosas me hubiera gustado hablarles a la gente que estuvo en el Brunch que “organizamos” en La Playa en Luanco, pero mi hernia discal fue la principal protagonista de la mañana.

Me hubiera gustado decirles a todos y cada uno de los que fueron que no hay nada en el mundo que me guste más que conocer a la “gente A+” que hay en mi tierra. Si, yo los llamo “gente A+” porque es muy fácil ser “gente A+” viviendo en el Barrio de Salamanca o en Pozuelo de Alarcón, con los mil y un eventos a tiro de piedra, talleres mega-molones, gente cool, pop-up stores cuquis y todo el postureo que hay en la capital… pero ser “gente A+viviendo en Avilés o en Pravia es lo verdaderamente difícil. Y me consta que algo se mueve en el Norte, que el Norte cada vez mola más y que la gente del Norte somos la re-pera. Que si algo sirve Internet es para que no existan las fronteras.

11

12

14

15

Me encantó conocer por fin a Tania de Detrás de una Boda, un blog que descubrí hace tiempo y una persona que escribe con tanto corazón como intuyo que tiene. Gente como Euge y Tania de Retrocaravan El Botón Rosa que logran que la gente del Norte también tenga bodas guais sin renunciar a ser originales y diferentes. Reencontrarme con Sonsoles y Esther de Body & Soul Trio y descubrir que tenemos un pasado en común y hasta amigos también en común como mi querido Edu Vázquez y nuestra maestra de ceremonias Tamara García.

4

5

8

24

26

Las chicas de Pemberley Photos, Rebeca y Sara, a la primera, por cierto, que no sólo conocía “por lo de El Corte Inglés” (:)), sino porque ¡caray, también es de mi pueblo! El mismo pueblo donde nació Paula de Olivia Soaps, Miguel Valle de Madrileños por el Mundo o Pelayo Rocal de Artes Verbénicas. No conozco lugar en el mundo con más talento por habitante. ¡Qué le vamos a hacer: orgullo albipetrino!

7

Y ya no te cuento si tiras para la zona de Novellana…. entonces allí te encuentras a Un Par de Medias ¡y entonces ya alucinas! ¿Se puede ser más genial que son ellas? Natta, una de las medias, es un amor de niña y estoy deseando que May y ella me inviten a tomar unas sidras en Cudillero como prometimos.

2

3

Saray de La Novia Cotilla nos contagió a todos de su entusiasmo, su sonrisa y su gratitud. Como ya le vaticiné en Instagram será una novia maravillosa (estoy deseando ver tu boda). Raquel de Vintastic Shop y Estefanía de Sireh Niäh, vendedor y fabricante, ambas apostando y potenciando el talento y creatividad que se asoma por allí y que a mi, particularmente, me sorprende cada día más.

10

Compartir profesión y mesa es además de un honor siempre un gustazo, y más si son Celia y Gloria de Persempre Eventos y Carmen Roma de The Happy Day, con las que me une mucho más que simple compañerismo. Son mis weddings asturianas y mis amigas.

20

21

22

23

Por eso sentí muchísima emoción y responsabilidad a la hora de organizar esto, precisamente yo, LalaBlu, un brunch para gente de Asturias y en Asturias. Sentí muchísimo orgullo al verme rodeada de tanta genialidad y noté esa sensación de pertenencia a un lugar, a un colectivo, que siento tan mío como el que más.

Y por un momento volví a ser “Nuria la de Piedras“, y LalaBlu fue un poquito más asturiano… y tuve envidia de ese mar y esa bruma y de esa playa de Luanco a la que no volvía desde que tenía 20 años.

17

9

31

32

33

¿Quién me iba a decir a mi que “volvería”? Porque nunca pensé que “volvería” a Asturias, a los 20 años pensaba que allí me quedaría para siempre… yo era de las que recibían, de las que se quedaban y no de las que volvían de otra parte…

Pero allí estaba “volviendo a Luanco” para al día siguiente irme de nuevo. Como tantos de los contrasentidos de mi propia vida.

Y aquí estoy ahora, escribiendo este post desde mi casa en Las Rozas, recordando la mañana que pasamos juntos en La Playa, pero pensando, inevitablemente, en la siguiente vuelta y en la siguiente.

25

18

34

35

38

39

40

42

43

53

54

44

¡Feliz Martes!

Agradecimientos: La Playa Luanco (por ofrecernos un brunch tan sumamente cuidado, rico y en un espacio tan acogedor), Pemberley Photos (por la magníficas fotos que ilustran este post y que servirán como recuerdo de aquella mañana), Sire Niäh (por llevarnos una de sus tazas, sortearla y ¡tocarme! jajaja) y Retrocaravan El Botón Rosa (por acercarnos su bien más preciado, su preciosa caravana, y hacernos a todos partícipes de su mundo interior de color de rosa).

FIRMA

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
lalablu

2 comentarios en “Un brunch en Asturias entre amigos”

  1. Fue un gustazo compartir una mañana con tantos compañeros y amigos! Muchas gracias Nuria por la fantástica iniciativa! Habra que ir pensando en repetir! Y no veas lo que te entiendo en esto de tener dividido el corazón entre nuestra Asturias y Madrid!!!

  2. Simplemente INCREIBLE!!! Hasta yo me he sentido asturiana y como si hubiese estado en el brunch. De verdad, enhorabuenisima por el genial trabajo que haceis y por demostrar que sobre todo en cada empresa hay personas con sentimiento. Un saludo!!

Deja un comentario