lalablu

11 consejos para tener el mejor banquete de boda

Es inevitable, año a año, temporada a temporada lo venimos comprobando. El banquete de bodas es una de las partes que más preocupación y estrés genera a los novios. “¿Acertaré con el menú? ¿Es mucho o poco? ¿Les gustará a los invitados?” son algunas de las inquietudes más frecuentes por parte de nuestros clientes. Inquietudes muy familiares para nosotras, como wedding planners, que siempre tratamos de solventar poniéndole ante todo muchas dosis de sentido común.

Como sabemos que este es un tema candente, hemos querido hacer este post, para tratar de ayudaros mediante nuestros consejos y experiencia a la hora de diseñar el banquete de tu boda. La gestión de decisiones y ayudaros a tomar la mejor y más adecuada está entre nuestras responsabilidades como organizadoras de bodas, así que si te sirve de algo este artículo… ¡nosotras estaremos más que encantadas!

CONSEJO 1: Rodéate siempre de profesionales, selecciona a los mejores en lo suyo.

Nuestro primer consejo es más que obvio (llamadlo deformación profesional) y es que cuentes con auténticos profesionales de la organización de bodas y de la restauración. El támdem perfecto, en nuestra opinión, es el formado por Wedding Planner y responsable de Catering y/o Finca – Restaurante. No podemos olvidarnos que en las bodas la gastronomía ocupa un lugar fundamental y más por tradición en nuestro país, donde todo se celebra comiendo. Elegir a los mejores profesionales te facilitará mucho cualquier tipo de decisión a tomar y además estarás más cerca de alcanzar todas las garantías de éxito necesarias en un día tan importante.

Asegúrate de cuáles son las responsabilidades y tareas de los profesionales que trabajarán para vosotros ese día, y el alcance detallado de sus funciones. Esto lo decimos porque algunas fincas y/o caterings “venden” a los novios la existencia de un o una Wedding Planner en su espacio a coste cero y esos servicios NO SON LOS DE UN WEDDING PLANNER. No confundáis las funciones de los responsables de catering o maîtres de finca / restaurante con las tareas que lleva a cabo un Wedding Planner. Dudo mucho que esos llamados “wedding planners” se encarguen de tareas que nada tienen que ver con el banquete o la finca en la que están. Un o una auténtica Wedding Planner se encargará de ABSOLUTAMENTE TODO lo que tenga que ver con tu boda. ¡Que no te den gato por liebre!

CONSEJO 2: Trata de pensar en todos, no sólo en vosotros.

Somos fieles defensoras de eso de que “vuestra boda es sólo vuestra” pero también pensamos que ese día tenéis que tener cierta flexibilidad y capacidad de adaptación con ciertas cosas, una de ellas es el banquete. Entendemos que os encante el sushi o el steak tartar, pero no recomendamos platos tan arriesgados para un día como ese. Pensad que en el día de tu boda es posible que haya gente mayor o personas a las que no conozcas muy a fondo (compromisos familiares, por ejemplo), por lo que te recomendamos que elijas un menú con personalidad pero cuyas probabilidades de gustar sean altas más que bajas.Sé generoso ese día, piensa que tus invitados no están en un restaurante a la carta y que no tendrán demasiada escapatoria al menú que hayáis seleccionado para ellos. Confía en los profesionales de catering o en tu Wedding Planner a la hora de confeccionar el menú de bodas perfecto, ellos mejor que nadie cuentan con la experiencia necesaria para poder asesorarte.

Foto: Green Wedding Shoes
Foto: Green Wedding Shoes

CONSEJO 3: Ten en cuenta las intolerancias, alergias alimentarias y a los peques.

Muy ligado al anterior consejo, está el que a continuación te explicamos. El catering o restaurante te preguntará días antes de tu boda, el número de comensales con intolerancias o alergias alimentarias, con el propósito de poder ofrecerles un plato alternativo. En este sentido cuando vuestros invitados os vayan confirmando la asistencia a la boda, es más que importante interesarse por saber si tienen algún tipo de limitación a la hora de las comidas. Podéis ir recabando esa información poco a poco, a medida que los meses vayan avanzando, e ir anotándola en un excel o cuaderno para tenerlo todo perfectamente controlado (si tienes un Wedding Planner, te explicarán como hacerlo).

Ten en cuenta también a los niños que asistan al banquete y planifica para ellos un menú especial (todos los catering y/o restaurantes lo ofrecen). Además del menú infantil es importante decidir si los niños se  sentarán todos juntos o no, y si la comida o cena se hará en paralelo al resto de invitados o un poco antes. Este tipo de decisiones son importantes a la hora de configurar un banquete de bodas, ¡pero tranquilos! si contáis con un wedding planner os resultará mucho más sencillo.

CONSEJO 4: Los detalles también cuentan.

Y cuando hablamos de detalles nos referimos a: mantelería, vajilla, cristalería, cubertería, centros de mesa, minutas de menú, marcasitios, seating plan, atmosfera del emplazamiento… y ¡como no! ¡SILLAS! Cuando hablo con caterings o equipos de restauración les veo sumamente (únicamente, a veces) preocupados por la carta, la oferta y el producto, y ¡ojo! ¡no digo que no tenga que ser esa su prioridad! La gastronomía debe ser su principal campo de acción, pero también se deben cuidar otras cosas como la presentación, la decoración y el mobiliario.

Foto: Catering Cardamomo
Foto: Catering Cardamomo
Foto: Samantha de España Catering
Foto: Samantha de España Catering

Estamos de acuerdo en que hoy en día todo se puede alquilar y/o modificar (previo pago, obviamente), pero seguimos sin entender por qué algunos caterings de renombre o emblemáticas fincas siguen sin prestar toda la atención que los detalles merecen. Desde el estado de aseos y baños, hasta lo cuidado que está el césped de los jardines o el uniforme del personal encargado del servicio. Todo debe sumar más que restar, a la oferta gastronómica presentada. De poco sirve un plato excelente si el contenedor en donde es presentado es estrepitosamente mediocre. No sucede lo mismo que con un plato mediocre, que paradójicamente, bien presentado puede realzarse. En el equilibrio está la clave.

CONSEJO 5: La importancia de la bodega.

La comida es importante, pero también la bodega que ofrezcáis. Personalmente he ido a decenas de bodas como invitada y a unas cuantas también como organizadora de bodas, y os parecerá mentira, pero siempre, siempre, siempre, me fijo mucho en la bodega seleccionada. La bodega de una boda, en mi opinión, habla tanto o más de los novios y su estilo que los platos elegidos.

Si no entendéis de vino (obviamente no tenéis por qué) dejaros asesorar por el sumiller del catering o responsable de la bodega. Muchas parejas encomiendan esta tarea a algún amigo o familiar que tiene afición a la enología, y creo que es un buen método. Como consejo os diré que nunca, jamás, en una boda, puede faltar el champagne como símbolo de celebración, una buena selección de vinos que mariden bien con cada uno de los platos y por supuesto una barra libre con variedad realista. ¿Variedad realista? Si, más adelante os lo explico.

CONSEJO 6: El cóctel de bienvenida ¿corto o largo?

Esta es la eterna cuestión cuando estamos diseñando el menú de una boda, ¿cóctel largo o corto? En nuestra opinión y lo que siempre aconsejamos a nuestros clientes es que se planifique en base a tres parámetros: composición del menú principal, época del año y estilo de la boda. Así si nuestro menú está compuesto de entrante, principal y postre, os recomendamos hacer más largo el cóctel, pero si el menú está compuesto por entrante, dos principales y postre, pensamos que es mejor hacer un cóctel largo.

Si la boda es en primavera o verano, somos más partidarias de hacer cóctel largo, dónde los invitados puedan disfrutar de ese momento realizando fotografías o charlando unos con otros (sin pasar frío, por ejemplo). Si es una boda formal y tenemos muchos invitados mayores, os recomendamos hacer un cóctel corto o intermedio, ya que este tipo de invitado prefiere estar sentados tranquilamente y nos da mucha penilla ver a los abuelillos correr hacia la zona de comida o cena cuando les decimos que ya pueden acceder, porque ya no soportan ni un minuto más del cóctel. Como veis, son algunas de nuestras recomendaciones, que como un cubo de rubik tendréis que configurar antes de decantaros por una u otra opción.

CONSEJO 7: El plato principal

Relacionado con el anterior consejo, el plato principal. El plato principal debería ser la piedra angular sobre la que gire toda la gastronomía de la boda, desde el cóctel y entrante hasta el postre y la bodega. El plato principal, en nuestra opinión, debe hablar de la tierra o lugar dónde se celebra la boda. Usar producto autóctono y de temporada suele ser garantía de éxito (si te casas en la costa, apuesta por los pescados, por ejemplo), no sólo en un catering de boda, si no también en cualquier restaurante que se precie.

Foto: Finca Soto de Gracia
Foto: Finca Soto de Gracia

No es fácil elegirlo, eso lo sabemos. Incluso tendréis que luchar contra los clásicos de que a alguien de vuestra familia no le guste o el tópico de que el día de la degustación o prueba de menú sale mejor que el día de la boda. Las dificultades siempre estarán presentes en las decisiones de cualquier boda. ¡Ánimo! Y pensad con el estómago y un poco con la cabeza.

CONSEJO 8: La barra libre, variedad realista.

Variedad realista, sí, ya lo hemos mencionado antes. ¿Y esto qué demonios es? Debéis tener en cuenta que una boda es una boda, no un bar de copas ni un mixology bar. Con esto queremos decir que si bien es cierto que debéis poder ofrecer una variedad de bebidas razonable para los gustos y consumo habitual de hoy en día (¿quién toma coñac o un solysombra hoy en día?), tampoco debe haber un despliegue de variedades excesivo, ni tenéis que volveros locos con esto. Tres o a lo sumo cuatro marcas de ginebras es más que suficiente, creedme. Repito es una boda, no el bar de moda de la ciudad.

CONSEJO 9: El emplazamiento ¿al aire libre o interior?

Nuria, ¿y si llueve?” cuantas veces me habrán hecho esta pregunta. El banquete no se puede poner en riesgo. Esa siempre es mi respuesta. Una cosa es arriesgar en cóctel e incluso, me atrevería a decir, ceremonia o el baile, y otra muy diferente es arriesgar el confort de todos los invitados durante el banquete. Si tu boda es al exterior, tu montaje se ha hecho en el exterior y comienza a llover… ¡que dios nos pille confesados!

Foto: 21 de Marzo Catering
Foto: 21 de Marzo Catering

Es importante contar con un plan B si tu banquete de bodas está planificado para hacer al aire libre. Con plan B nos referimos a un emplazamiento de interior, carpa o cualquier otra solución que minimice las vicisitudes meteorológicas. Nosotras, las wedding planners, consultamos casi minuto a minuto, hora a hora, las previsiones meteorológicas durante la semana previa a la boda. Es importante tener controlado todo, pero a veces el tiempo no es una variable controlable. Contar con un equipo que planifique y tome decisiones en este tipo de momentos es vital.

CONSEJO 10: La época del año

Adapta tu banquete a la época del año en la que te cases. Si estás pensando en una boda invernal, ¡no ofrezcas salmorejo como aperitivo! De igual manera que tu vestido de novia será distinto si te casas en Junio que si te casas en Diciembre, tu banquete también debería reflejar la estación del año de alguna manera.

Fuente: Misterfly
Fuente: Misterfly

Las bodas invernales tienen la ventaja de poder ofrecer córners poco frecuentes y muy gustosos: sopas de cebolla con picatostes, patatas revolconas o chocolate con churros, ¡tus invitados se quedarán alucinados!  Ten en cuenta la época del año en la que te vas a casar para planificarlo todo. ¿Una candy bar llena de dulces y donuts de chocolate en boda de día en Madrid en pleno mes de Agosto….? ¡error!

CONSEJO 11: La merienda o recena, ¡carta blanca para innovar!

Una boda, a medida que va avanzando va perdiendo protocolos, minorando en exposición al riesgo y aumentando objetivamente en diversión. La boda se va distendiendo y todo el mundo se va relajando (y alegrando, ya me entendéis). Siempre pasa. Por eso la merienda o la recena nos parece un momento de ¡total carta blanca! ¡a capricho de los novios! Si tu ilusión es tener un buen montón de Big Mac’s apiladas formando una pirámide ¡hazlo! Sinceramente, me encantó una boda que organizamos en donde los novios obsequiaron a sus invitados con un buen plato de huevos rotos con patatas y chorizo durante la recena…. mmmmm ¡delicioso! Pizza, pasta o una foodtruck de kebaps ¿por qué no? En pleno baile hay que coger fuerzas y estas opciones nos parecen más que apropiadas.

Esperamos que nuestros 11 consejos te sirvan para tener el banquete de boda con el que siempre has soñado. ¡Te deseamos toda la suerte del mundo! Y si tienes dificultades, ya sabes dónde estamos.

Texto escrito por Nuria Fernández

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
lalablu

Deja un comentario