lalablu

Madrid se llena de turistas, niños con globos, bocadillos de calamares, gorros divertidos, pelucas de colores y de mucho pero que mucho espíritu navideño cuando se celebra el Día de la Inmaculada.

Suele ser un día poco recomendable para acercarse a la capital (algunas calles se hacen intransitables, literalmente), pero este año teníamos una cita ineludible: acudir al “Madrid in Love”.

“Madrid in Love”, ya suena muy bien de entrada, pero cuando te vas acercando a Nuñez de Balboa 24, intuyes que no sólo será un eslogan bien pensado, sino que tras aquella estrecha puerta vas a descubrir algo especial.

Y así es. Durante un mes (del 1 al 31 de Diciembre) entre las desgastadas paredes de cemento de un antiguo garaje abandonado, se mezclan aromas florales, telas vintage, muebles patinados, sabor a café y luz, mucha luz.

Los responsables de este maravilloso proyecto son capaces de crear un contenedor de ideas, diseños, pensamientos, arte…, dentro de una atmósfera onírica,  cálida y casi mística.

Un espacio pensado para enamorarnos de las creaciones florales de “Sally L. Hambleton para The WorkShop Flores”.

En este rincón la cámara de fotos se rinde. Imposible moverse entre sus estantes, mesas y rústicos cajones, sin disparar una y otra vez.

No sólo podremos llevarnos flores de temporada con la máxima frescura, coronas y adornos navideños o frascos, jarrones y maravillosas piezas en vidrio, sino que también disponen de los aromáticos y originales jabones y velas de Olivia Soap (uno de los must have más imprescindibles en una boda).

Do Design, Circo Jewellery, Thanks Mum y Mibanezo, son algunas de las firmas que participan. Moda, complementos, muebles, decoración,… sí, pero presentado casi como si de una Art Gallery se tratase. El castizo garaje bien podría hacerle sombra a cualquiera de los loft de un Soho neoyorkino o un Montmartre en París.

Uno de los espacios que pueden presumir de ser arte en estado puro es el de Objetos Perdidos. Allí conocimos a María José Gómez Visedo, una parte del equipo, que nos explicó el trabajo que realizan: desde delicada y sutil bisutería hasta grandiosas piezas únicas diseñadas y creadas en su taller.

Los minutos transcurren entre estas paredes con quietud y curiosidad. “Madrid in love” convierte el a veces frío acto de la compra en toda una experiencia, en algo novedoso, tanto como su peculiar modus operandi: el pop-up store, montar-vender-desmontar, que como la propia organización define, representa a una bonita y efímera familia de marcas y diseñadores.

Abierto de 11:00 a 20:30 ininterrumpidamente, dan ganas de quedarse y contemplarlo todo un rato degustando un té o un café, para lo que Gourmetillo, nos ofrece la posibilidad de descansar cuerpo y mente en un coqueto bistró, con carta de postres y tartas.

 

LalaBlu se marchó de “Madrid in love” con la agridulce sensación de necesitar más minutos, más horas, para poder apreciarlo todo, pero con un interesante botín fotográfico en su poder.

Aún quedan días para disfrutarlo.

No os lo perdáis.

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
lalablu

3 comentarios en “Madrid in Love”

  1. El día de la Almudena es el 9 de Noviembre y no creo que haya mucho ambiente navideño por esas fechas, Creo que te refieres al día de la Inmaculada que es el 8 de diciembre.

    • Es verdad!!! Muchas gracias por la correción, siempre me equivoco entre el Día de la Almudena y el Día de la Inmaculada… (sé que mi amiga Almudena me matará por esto). Ya está modificada la entrada. Gracias!

Deja un comentario